Lunes, 23 Mayo 2016 15:00

Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) Gestión pública verde e inclusiva- Resumen Ejecutivo

Valora este artículo
(3 votos)

A partir del año 2008, y la presentación de la Iniciativa para una economía verde del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se instala en la discusión la necesidad de un cambio en el modelo de desarrollo tradicional y la transición hacia lo que dio en denominarse una “Economía Verde”. El enfoque de la economía verde fue introducido oficialmente en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible de Río de Janeiro en el 2012 (Río +20).

Detrás de este nuevo paradigma existe la idea de un cambio en la concepción del desarrollo, que establece que el bienestar económico no puede ser logrado a costa de aumentar la degradación ambiental y las disparidades sociales[1] (UNEP, 2011).

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) define la Economía Verde como aquella economía que mejora el bienestar del ser humano y la equidad social, a la vez que reduce significativamente los riesgos medioambientales y la escasez ecológica (UNEP, 2012). En su expresión más simple, una economía verde puede ser considerada como una que economía que tiene bajas emisiones de carbono, utiliza los recursos en forma eficiente y es socialmente inclusiva (UNEP, 2012)[1].

Algunas de las políticas propuestas para enverdecer la economía se enfocan en la promoción de sistemas de consumo y producción sostenibles.

Bajo un enfoque productivo, a través de un consumo y producción sostenible se busca la desvinculación del crecimiento económico y el bienestar humano del uso de recursos naturales y de la degradación ambiental. Se plantea que esto se puede lograr a través de la reorientación de las preferencias del consumidor y los sistemas de producción, corrigiendo las señales del mercado, para promover la eco-innovación, la desmaterialización de los productos y fomentar estilos de vida bajos en carbono y sostenibles.

En este contexto, a través de esta propuesta se propone generar una discusión en torno a la necesidad de desarrollar políticas sectoriales que fomenten sistemas de consumo y producción sostenibles a nivel nacional y promover el consumo y producción sostenible como un factor que contribuye a la mejora de competitividad y la sostenibilidad económica de una empresa, de una industria o de una economía nacional.

Es bajo esta visión que se enmarca la propuesta del proyecto de Gestión Pública Verde que lleva adelante el Grupo de Trabajo Interinstitucional de Economía Verde e Inclusiva. A través de este proyecto se busca avanzar hacia el desarrollo de una cultura de uso más eficiente de los recursos y con mayor enfoque en la responsabilidad social.

El tema de debate es relevante porque contribuirá a generar un antecedente que podría ser replicado en otros organismos y el sector privado en el contexto de un debate más amplio sobre prácticas de consumo y producción sostenible.

A través de la mayor eficiencia en el uso de los recursos, la Gestión Verde e Inclusiva contribuye a un ahorro de costos que permite liberar recursos que podrían reorientarse, en el caso del sector público, a financiar otras políticas y/o medidas económicas, ambientales y sociales. En el caso del sector privado, la reducción en sus costos se traduce en una mejorar de sus condiciones de competitividad.


[1]“Briefing Green Economy what do we mean by green economy”, UNEP, 2012.
[1]UNEP, 2011. Towards a Green Economy: Pathways to Sustainable Development and Poverty Eradication.

Visto 361 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Junio 2016 14:08