Miércoles, 15 Junio 2016 18:50

Centro de Investigación para la Epidemia del Tabaquismo (CIET Uruguay) Uruguay 2050: un país libre de la carga sanitaria, económica y social causada por el tabaco

Valora este artículo
(0 votos)

Mediante la presente propuesta, planteamos la solución de un problema que causa: - muerte de más de 6.000 uruguayos al año y decenas de miles de enfermedades que ocasionan gran discapacidad y deterioran la calidad de vida de las personas. - Es causa - de inequidad en salud, dado que impone una significativamente mayor carga sanitaria y económica, a los más pobres. - Si bien no hay aún datos nacionales, las extrapolaciones estiman el costo por gastos directos causados por el problema podrían estar por el orden de los 1.000 millones de dólares, sólo por costos directos en asistencia médica, y que se incluyen los costos indirectos, que se estiman son entre el 40-60% del total de los costos generados por el problema, estos se incrementarían en forma significativa. El problema a resolver es la actual epidemia de consumo y exposición al humo del tabaco que afecta a Uruguay.

El tabaco es uno de los principales factores, y el único totalmente evitable, que ha sido señalado como responsable de las Enfermedades No Transmisibles (ENT) que son el principal problema sanitario, con alto impacto en el desarrollo, que afecta a los países, y en especial, a nuestro país. Pocas veces, en Salud Pública, es posible erradicar un problema de salud. A través de inmunizaciones y/o mejoría en las condiciones sanitarias ha sido posible erradicar algunas enfermedades que tenían un tremendo impacto sobre las sociedades, La epidemia de tabaquismo, brinda también la oportunidad de resolver totalmente un problema de salud de alto impacto, a nivel mundial y nacional.

Si bien Uruguay ha avanzado significativamente en el control del tabaco, el problema no está resuelto. Todavía consume el 22% de la población adulta, y existe una franca inequidad social dado que el mayor consumo, y también el mayor daño, se observa en las poblaciones de más bajos ingresos. Proponemos que para el 2050, Uruguay sea un país libre de la carga sanitaria, económica y social causada por el tabaco, pero no a través de una prohibición sino de una regulación inteligente, basada en las mejores prácticas existentes, Nuestra propuesta está enmarcada en el bloque de Protección Social.

Los objetivos que nos planteamos son : • Reducción de las tasas de prevalencia del tabaquismo en población general a porcentajes menores a 3% y con inicio del consumo cero o cercano a cero, para el año 2030 • Reducción de la carga de muerte y enfermedad causada por el tabaco a menos del 5% de la carga global de muerte y enfermedad, para el año 2050. • Reducción de la inequidad social en salud. • Reducción de la carga económica causada por el tabaco a menos del 1% del gasto. • Incremento de la recaudación fiscal durante los primeros 10 años y luego descenso progresivo del gasto ocasionado por el tabaco.

La estrategias para alcanzar los objetivos señalados son : - Aceleración de la aplicación de las disposiciones comprometidas por nuestro país en el 1er tratado mundial de salud pública- el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) - Aplicación de nuevas estrategias, que están contenidas en una nueva estrategia que países avanzados están trabajando a nivel mundial, conocida como Tobacco Endgame o Juego Final del Tabaco. Para poder llevar adelante esta propuesta se requiere una política de Estado y una respuesta integral del Gobierno, no sólo del Ministerio de Salud.

La propuesta tendría impacto en toda la población uruguaya, pero fundamentalmente en los 500.000 fumadores actuales y sus familias, y beneficiaría en especial a las poblaciones más vulnerables, como los más pobres, los jóvenes, las embarazadas, las personas con trastornos mentales y algunas minorías. La resolución del problema, sin ninguna duda tendrá impacto en el desarrollo económico y social del país. De aplicarse la propuesta, tendríamos impactos significativos en aproximadamente 10 a 15 años. La estrategia es absolutamente autofinanciable, a través de una política nacional impositiva del tabaco, a largo plazo, que no sólo tendría impacto en el consumo, sino que incrementaría significativamente la recaudación fiscal por tabaco. Las estimaciones (a confirmar por estudios nacionales) sugieren que este problema podría ser resuelto con una inversión que sería menor a 2 millones de dólares por año. En suma: de aplicarse nuestra propuesta, la misma tendría un gran y positivo impacto sanitario y económico, que contribuiría al desarrollo de nuestro país.

Visto 457 veces