Miércoles, 27 Abril 2016 16:14

Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas. "Aportes del Movimiento Cooperativo al Diálogo Social - Eje 1" - Resumen Ejecutivo

Valora este artículo
(0 votos)

El Movimiento Cooperativo ha tenido una histórica preocupación por su papel y significado a nivel internacional. Es por ello que muy tempranamente desarrollara espacios de articulación mundiales, organizándose en la Alianza Cooperativa Internacional, la entidad internacional no gubernamental más importante del mundo, reconocida como entidad asociada al sistema de Naciones Unidas.

Es desde esta matriz que el Movimiento Cooperativo Uruguayo ha estado fuertemente comprometido en el desarrollo cooperativo internacional, tanto a nivel regional, liderando espacios como el de la Reunión Especializada de Cooperativas del Mercosur (RECM) y comprometido desde siempre en el desarrollo cooperativo continental, como demuestra el hecho de haber sido seleccionada para la organización de la IV Cumbre Cooperativa de las Américas, entre el 14 y 18 de noviembre de 2016.

Comprometidos con un desarrollo que sólo será sostenible si reúne al menos las dimensiones de lo económico, lo social, lo ambiental-territorial y lo político-institucional en forma equilibrada; y siguiendo los valores de nuestro Movimiento: Democracia, Igualdad, Equidad, Solidaridad, Responsabilidad, Ayuda Mutua, Honestidad, Transparencia, Responsabilidad Social y Preocupación por los Demás; el cooperativismo uruguayo está plenamente convencido del papel transformador de las relaciones económicas cuando las mismas son desarrolladas bajo la modalidad cooperativa.

Es por ello que para fines del 2020 las cooperativas del mundo reunidas en la ACI se han planteado la meta de ser reconocidas como la forma empresarial más apreciada por la ciudadanía global, la forma de emprender más optada, y el tipo de empresa más ligada a la sostenibilidad.

Comprometidas con su 6to Principio de “Cooperación entre cooperativas”, el Movimiento Cooperativo Uruguayo sostiene que profundizar la vinculación económica entre cooperativas, a nivel nacional e internacional, es la forma más propicia para desarrollar un proceso de globalización que en lugar de profundizar la concentración tienda a la distribución mundial de la riqueza.

El potencial transformador del cooperativismo está directamente relacionado a su importancia económica, tanto a nivel sectorial, territorial como a nivel general. En la medida que esta contribución es efectivamente valorada, se deberían establecer alianzas estratégicas con los gobiernos nacionales y subnacionales, hacia los objetivos de desarrollo de cada nivel.

De esta forma, las cooperativas defienden una competitividad que no sólo se base en el precio relativo de los factores, sino en el desarrollo de las capacidades del conjunto de los actores sociales, tanto a nivel humano como social. Las cooperativas están desde su origen ligadas al compromiso de desarrollar las capacidades de sus socios y de su entorno (Principio de educación, formación e información y Principio de compromiso con la comunidad). Pero la competitividad de las cooperativas se encuentra particularmente cuestionada por el reconocimiento de su especificidad organizacional sistémica. Esto es un sistema de promoción y especialmente de contralor que tenga presente sus características y el sentido estratégico de su desarrollo, sin importar el ámbito de actividad específico en el que se encuentre.

Visto 363 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Junio 2016 16:00